Pruebas neurofisiológicas en el estudio y valoración de la disfunción eréctil peniana
NAGIOS: RODERIC FUNCIONANDO

Pruebas neurofisiológicas en el estudio y valoración de la disfunción eréctil peniana

DSpace Repository

Pruebas neurofisiológicas en el estudio y valoración de la disfunción eréctil peniana

Show simple item record

dc.contributor.advisor Vilela Soler, Concepción es_ES
dc.contributor.advisor López Gómez, Leopoldo es_ES
dc.contributor.advisor Alborch Domínguez, Enrique es_ES
dc.contributor.author Valdivieso Martínez, Rafael es_ES
dc.contributor.other Universitat de València - FISIOLOGIA es_ES
dc.date.accessioned 2010-07-07T08:02:53Z
dc.date.available 2010-07-07T08:02:53Z
dc.date.issued 2004 es_ES
dc.date.submitted 2004-12-17 es_ES
dc.identifier.uri http://hdl.handle.net/10550/15075
dc.description.abstract RESUMEN Tras valorar la demanda al Servicio de Neurofisiología del Hospital La Fe de Valencia de pruebas neurofisiológicas para estudio de disfunción eréctil masculina así como sus resultados, hemos observado la necesidad de contemplar la erección como un sistema neurológico complejo que excede el ámbito periférico y que por tanto debe ser valorado como tal. Intentamos demostrar con esta tesis que la utilización aislada de test neurofisiológicos no valora completamente dicho sistema y por tanto puede inducir a errores diagnósticos. Hemos estudiado una muestra retrospectivamente de 129 pacientes que acudieron al Servicio de Urología con demanda de asistencia por disfunción eréctil y fueron a su vez remitidos a Servicio de Neurofisiología, en el periodo de un año durante 1997. Una vez valorados clínicamente y clasificados fueron estudiados con una batería de pruebas neurofisiológicas y otras de tipo bioquímico, hormonal, vascular y de imagen. Dicha batería incluyó la realización de potenciales somatosensoriales de nervio pudendo y de nervio tibial posterior, reflejo bulbocavernoso y electromiografía/neurografía del plexo lumbo-sacro. Consideramos que estas pruebas nos permiten diagnosticar o confirmar el origen neurológico de una disfunción eréctil y en otros casos únicamente descartarlo, así como evaluar la efectividad del tratamiento. 2 Los hallazgos obtenidos constatan que el estudio neurofisiológico completo para el diagnóstico de una disfunción eréctil no puede obviarse, ni siquiera en el caso de que existiera una etiología no neurológica que de por sí ya justifique la mencionada disfunción. Demostramos que existe una correlación electro-clínica significativa entre cada nivel neuroanatómico lesionado y la prueba neurofisiológica que explora dicho nivel. Sin embargo, no existe una asociación significativa de cada una de las técnicas empleadas, ni entre sí ni con factores o grupos etiológicos determinados. Tampoco existe una asociación significativa entre los potenciales de nervio pudendo y el reflejo bulbocavernoso en aquellos pacientes con patología neurológica. Un resultado alterado de este reflejo en alguno de los lados no excluye la realización de un potencial somatosensorial de nervio pudendo, y viceversa, puesto que son pruebas complementarias en el diagnóstico neurofisiológico de una disfunción eréctil. Además pensamos que técnicamente no es sostenible la realización del reflejo bulbocavernoso sólo en un lado. No existe una asociación significativa entre los potenciales de nervio pudendo y el reflejo bulbocavernoso en cada uno de los diferentes grupos etiológicos. El empleo de cada técnica neurofisiológica tiene un sentido porque: - El reflejo bulbocavernoso junto con la electroneuromiografía permiten despistar el origen neurológico periférico de una DE por el elevado valor predictivo negativo que posee. - Los potenciales somatosensoriales de nervio tibial posterior y los del nervio pudendo permiten despistar el origen neurológico central de una DE por el elevado valor predictivo negativo que posee, evitando el diagnóstico de falsos negativos. 3 Dado que no existe asociación significativa entra cada prueba aisladamente y cada factor de riesgo o grupo etiológico, el estudio neurofisiológico de una DE debe realizarse siempre combinando varias técnicas para poder intentar localizar la afectación neurológica: No existe una prueba neurofisiológica que aisladamente pueda etiquetar de neurogénica la etiología de una disfunción eréctil. Este estudio debe comenzar por una electroneuromiografía general seguida de otra circunscrita al territorio pélvico. En función de los hallazgos que obtengamos se debe diseñar el estudio neurofisiológico. La combinación de técnicas elegida exige conocimientos exhaustivos de neuroanatomía y de la fisiopatología de la disfunción eréctil que, por ende, forman parte de la Neurofisiología Clínica. __________________________________________________________________________________________________ es_ES
dc.format.mimetype application/pdf es_ES
dc.language cat-en-es es_ES
dc.rights spa es_ES
dc.rights Copyright information available at source archive es_ES
dc.subject none es_ES
dc.title Pruebas neurofisiológicas en el estudio y valoración de la disfunción eréctil peniana es_ES
dc.type info:eu-repo/semantics/doctoralThesis es_ES
dc.description.abstractenglish After valuing the request of neurophysiologic tests for the study of masculine erectile dysfunction as well as their results to the Service of Neurophysiology (La Fe Hospital in Valencia, Spain), we have noticed the need to observe the erection as a complex neurological system that goes beyond the outlying scope and therefore it should be valued as such. We intend to demonstrate through this thesis that the isolated use of neurophysiologic test does not value this system completely and therefore it can induce to diagnoses mistakes. We have studied a sample of 129 patients that went to the Service of Urology with the demand of attendance for erectile dysfunction retrospectively and then they were sent to the Service of Neurophysiology, in the period of one year in 1997. Once valued clinically and classified they were treated with a series of neurophysiologic tests on the one hand and biochemical, hormonal, vascular and image tests, on the other, which included the realization of somatosensory evoked potentials of pudendal nerve and posterior tibial nerve, bulbocavernosus reflex and electromiography/ neurography of the lumbar-sacral plexus. We consider that these tests allow us to diagnose or to confirm the neurological origin of an erectile dysfunction and in other cases only to discard it, as well as to evaluate the effectiveness of the treatment. es_ES

View       (1.665Mb)

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Search DSpace

Advanced Search

Browse

Statistics